Es el caso de la calle Adan Ramírez y Plaza Panchito López, donde el propietario de una aguatera, a quien identificaron con el apellido “Mendoza”, procedió a romper el asfaltado de dicha vía.

La calle está situada en el kilómetro 18 de la ruta 1.

A esto hay que sumar que el señor de apellido Mendoza procedió a cerrar el bache usando a penas tierra y algunas piedras, que terminaron siendo arrastradas con el raudal, quedando unos buracos en la calle que entorpecen el tránsito.

Calle Adan Ramírez. Foto Gentileza.

Otra calle afectada

Este hecho se observó también sobre la calle José Asunción Flores donde una aguatera privada, abrió baches los cuales fueron cerrados con un poco de tierra y piedras.

Un vecino, se encargó de tapar uno de los agujeros con cemento.

Comentarios

comentarios