La situación empeoró en el barrio Naranjaty en Capiatá ruta 2 kilómetro 20 Primera Compañía, luego de que el único motor que funcionaba en la Junta de Saneamiento con el mismo nombre, dejara de funcionar.

Ante el reclamo generalizado de los vecinos y que desde hace tiempo la junta de saneamiento no provee con regularidad el vital líquido, tuvieron que recurrir a los Bomberos Voluntarios.

Los uniformados fueron hasta el barrio con su camión hidrante para distribuir a los vecinos el agua. 

La demanda fue tal que no abasteció a todos los pobladores, varios de los cuales volvieron a sus casas con sus baldes vacíos.

Sin explicación

Los directivos de la Junta de Saneamiento Naranjaty Clementino Romero presidente, Andrés López vicepresidente, Sergio Figari secretario y Luis Barreto tesoro, fueron encarados por los usuarios.

Los mismos informaron que el motor se quemó. Cuando se le requirió sobre la reposición del mismo, argumentaron no tener dinero para arreglarlo o comprar uno nuevo.

Comentarios

comentarios