Esta tarde, a las 14:00 horas, partió la caravana que llevó hasta el cementerio de Capiatá, los féretros con los restos de Neri Grance y de su hijo Félix, quienes perdieron la vida en el trágico accidente que se registró en la tarde del martes, en Posta Ybycuá.

Lea también: Padre e hijo víctimas en fatal accidente en Posta Ybycuá

Los restos fueron velados en la residencia de ambos situada en el barrio Cerrito, cerca de la cancha 13 Tuyuti. Hasta ahí llegaron un centenar de personas que acompañaron la última despedida a padre de hijo, recordados por la humildad, los sueños y el sacrificio.

Los compañeritos de la escuela de fútbol de Félix, estuvieron en el sepelio para darle el último adiós. Gentileza.

Según conocidos, don Neri era un padre trabajador que si bien no tenía un oficio fijo, hacía todo tipo de trabajo, como la fabricación de pandorgas y la venta de helados, entre otras cosas para sobrellevar a su familia.

Lo recuerdan como un padre ejemplar, que siempre trataba de acompañar a su hijo Félix a las prácticas de fútbol que el niño tenía en el Club Olimpia de Posta Ybycuá. Era un niño deportista con un gran sueño, tenía tantas medallas por ser destacado, era el menor de seis hermanos.

Conductor imputado y acompañante en la mira

El conductor Diego Francisco Núñez Ayala (23) fue imputado por homicidio culposo y omisión de auxilio, según confirmó el fiscal que lleva la causa Hugo Pérez. Se constató además que el conductor no estaba bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

“Estamos viendo la posibilidad de imputación por omisión de auxilio en grado de complicidad”, comentó el fiscal Pérez a la 730 AM en relación al acompañante Pablo Emanuel Fernández Martínez (20), cuyo nombre no figuraba en el informe policial al principio.

Lea también: Video complica a conductor del fatal accidente en Posta Ybycuá

La situación se ambos se agrava debido a que después del accidente no solo no detuvieron la marcha para auxiliar, sino que recién pararon luego de una persecución con la Policía que acabó porque el vehículo ya presentaba problemas mecánicos.

La expectativa de pena por este delito es de cinco años y de momento el fiscal solicitó prisión preventiva para Núñez Ayala.

 

Comentarios

comentarios