Un grupo de socios de la Cooperativa Capiatá pidió el martes 5 de junio, al Instituto Nacional de Cooperativismo (Incoop) la intervención de la entidad porque sospechan de irregularidades.

Alegan que han solicitado al Consejo de Administración y la Junta de Vigilancia informes sobre la construcción de un salón de eventos por unos G. 5.000 millones y sobre la transferencia de la cartera morosa a terceros que estarían ligados a directivos, sin tener respuestas.

Además, refirieron que en noviembre pasado se llamó a asamblea para modificar el estatuto, pero ninguna copia de lo que iba a ser modificado fue entregada a los socios, pese al pedido. A esto se suma que un abogado, Fernando Cubas, entabló un embargo contra la entidad.

Consultado al respecto, el titular de la cooperativa, César Rivas, dijo que eso ocurrió en la época en que la presidenta era Perla Cáceres, quien a su vez respondió que siempre contestaron todos los pedidos por nota, pero que algunos socios no participan de la asamblea y luego dicen que no fueron informados.

Añadió que la ley no le obliga a la cooperativa a llamar a licitación, y que incluso hay un dictamen del Incoop al respecto.

Sobre el caso del abogado, dijo que Cubas plantea que el juzgado le regule su honorario en juicios en que representó a la entidad, pero que él estaba como contratado, por lo que se verá si corresponde.

Fuente: ABC Color.

Comentarios

comentarios