En pocos días más se habilitará una fábrica de pastas en el barrio Kennedy de Capiatá, propiedad de María Verónica Acosta de Lanzoni, esposa del gobernador de Central Blas Lanzoni (PLRA).

María Verónica Acosta de Lanzoni y el gobernador Blas Lanzoni. La misma dirige la Secretaría de la Mujer de la gobernación a cargo de su marido. Foto: Gentileza.

Las obras de construcción se realizan sin parar por parte de varios obreros, bajo la dirección de Javier, un ciudadano con acento argentino, quien se identificó como “hermano de la dueña”, especificando que se trataba de la esposa del Gobernador.

Se trata de una empresa “privilegiada”, ya que según la denuncia de varios vecinos de la zona, la calle situada frente a dicha fábrica, fue empedrada exclusivamente para la firma, dejando las demás vías en las mismas condiciones, es decir en mal estado.

Calles aledañas en mal estado

Al fondo se observa el lugar donde funcionará la fábrica de pastas. Foto Gentileza.

La fábrica queda a dos cuadras de la avenida José Asunción Flores sobre una calle sin nombre, y a tres cuadras de la ruta Leonardo Salinas (Thompson-Ypané), en kilómetro 20 de la ruta 1.

En un recorrido por el lugar, se pudo observar que en un radio de 500 metros (cinco cuadras), la calle es la única empedrada desde la ruta asfaltada hasta la fábrica, propiedad de la esposa del Gobernador.

Incluso, extendieron los trabajos a la calle transversal, unos 50 metros de cada lado.

Esta calle está a una cuadra de la empedrada y se encuentra en mal estado desde hace tiempo. La Municipalidad de Capiatá utilizó un tractor el año pasado, para tratar de arreglar la vía.

Fondos de la Gobernación

El empedrado fue solventado en su totalidad por la Gobernación de Central, según confirmaron los propios vecinos del lugar.

Incluso, el mismo gobernador Lanzoni estuvo en el lugar verificando el inicio de las obras, que se realizó el año pasado.

El gobernador de Central Blas Lanzoni (camisa blanca), con el Cnel. (SR) Cáceres, verificando personalmente el inicio del empedrado, en junio del 2016. Foto: Gentileza.

 

Debido a inconvenientes que tuvo para impulsar la obra, Lanzoni recurrió a algunos vecinos del lugar, a quienes habría pedido conformar una comisión vecinal para llevar adelante los trabajos.

Un ciudadano, militar retirado José F. Cáceres, fue uno de los que encabezó dicha comisión, y estuvo a cargo de las gestiones. Pero el empedrado no alcanzó a todos los que integraron la comisión, según denunciaron varios de ellos a este medio.

En la página de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), existe un contrato de la Gobernación de Central para la construcción de empedrados entre el 2015-2016, en varias ciudades del departamento Central y se puede observar que para Capiatá se presupuesto un total de G. 343.864.000, sin precisar los puntos donde se construirían.

El sitio web de la Gobernación de Central se encuentra fuera de línea, por lo que no se pudo acceder a más información.

Comentarios

comentarios