Poco después de las 10:00 Luciano Luján (55) llamó a los bomberos tras ver cómo las llamas se apoderaban de la pieza principal. La casa se encuentra ubicada sobre las calles San Alfredo y San Pedro del barrio San Jorge de la ciudad de Capiatá.

Los bomberos locales lograron sofocar las llamas antes que se expanda al resto de la casa pero el daño fue considerable. El incendio arruinó por completo una cama, un ropero, prendas de vestir, un televisor y un ventilador, además de parte de la estructura como la puerta y ventana.

El dueño de casa relató que el fuego pudo haberse originado a raíz de un “fosforito”, el petardo más tradicional destinado preferentemente al público infantil. Contó que su hijo de seis años estaba explotando las bombitas dentro de la casa, por lo que cree que ese habría sido el factor de desencadenó el siniestro.

Las llamas fueron tan intensas que causaron que parte de las paredes se vinieran abajo, lo que demuestra la peligrosidad de los explosivos a los que están expuestos los niños.

Intervinieron en el suceso agentes de la Subcomisaría Parque del Sol, Capiatá.

Fuente: ABC Color.

Comentarios

comentarios