De la cáscara de banana y el zumo de naranja se puede obtener bioetanol, que puede ser utilizado para la combustión vehícular, según pudieron comprobar estudiantes de Capiatá.

Monserrat Gavilán, del segundo año de Química Industrial del Colegio Politécnico Cooperativa Capiatá, explicó a este medio cómo lograron obtener el bioetanol.

Fabián Ávalos, Rebeca Zarza, Milagros Gavilán, Graciela González, Luciana Jara y Yamila Sosa, todos del 2° año de Química Industrial del Colegio Politécnico Coop. Capiatá.

Indicó que tras obtener el zumo de la naranja común, que es consumida y adquirida comúnmente, y cáscara de varias bananas las cuales fueron trituradas, sometieron a la materia prima a varios procedimientos laboratoriales.

Primero cocinaron a alta temperatura la mezcla, luego dejaron que la misma fermentara por un lapso de ocho días, para luego mezclar con agua destilada, y aplicar la destilación.

Tras este proceso, que resumimos arriba, obtuvieron 50% de etanol, que al contacto con el fuego, se inflama de manera limpia y sin generar residuos que dañen el ambiente.

La prueba de fuego demostró que el bioetanol es inflamable.

Monserrat explicó que por falta de tiempo no pudieron utilizar el bioetanol en vehículos, pero que sin embargo, sí lograron implementarlo como aditivo.

Comentarios

comentarios