Los goles en el segundo tiempo fueron de Julián Benítez a los 8 minutos y de Brian Montenegro a los 12’. El Decano se acerca a la punta, a la que accedería ganando el miércoles a Luqueño.

La húmeda noche del domingo fue propicia para la fiesta y el romance del público de Olimpia con su equipo, que ganó sin dificultades a Capiatá 2 a 0.

Atrás quedaron los reclamos, las recriminaciones y las quejas de los parciales franjeados con respecto al equipo y a la conducción técnica. El Olimpia actual parece ser un solo cuerpo, donde todos interpretan el mismo sentir.

Capiatá intentó hacer el partido que le convenía, quitarle el ritmo que imprimió el Decano desde el comienzo, llevando el cero en el marcador hasta donde podía. Pero fue mucho “Bosque” para los “escoberos”, que no tuvieron forma de contrarrestar el juego más práctico de Olimpia, que sin jugar un gran partido, fue nítidamente superior a su adversario.

Comentarios

comentarios