Un poblador del barrio San Ramón de Capiatá, denunció que un arroyo ubicado en la zona es utilizado como vertedero, hasta un juego de sofás tiraron en el lugar.

Esto nos lleva a mirar los demás arroyos de la ciudad y a observar que ninguno se salva de ser utilizado como vertedero.

Ahora, ¿qué es lo que lleva a los capiateños y extraños a contaminar un cauce de agua dulce, líquido vital, tan importante para la vida de cada persona, incluso para aquellos que tiran sus basuras al arroyo?

Multa millonaria

Lamentablemente la ley N° 716 de protección del medioambiente habla de multas para los infractores.

Según el artículo 12 de dicha norma “Los que depositen o incineren basuras u otros desperdicios de cualquier tipo, en las rutas, camino o calles, cursos de agua o sus adyacencias, serán sancionados con multa de 100 (cien) a 1.000 (mil) jornales mínimos legales para actividades diversas no especificada”.

El jornal mínimo vigente es de 81.525 que calculado con lo que establece la ley, se habla de una multa de entre 8.152.500 guaraníes hasta 81.525.000 guaraníes.

Comentarios

comentarios