Se trata del Centro de Rehabilitación denominado “Transformando Vidas”, situado en el kilómetro 20,5 en ruta 1, entre Kennedy y Thompson, sin precisar nombre de calles.

El lugar fue clausurado el año pasado luego de que el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) detectara que los pacientes, adictos a estupefacientes, que eran internados sufrían torturas en el lugar y privación de libertad.

Parte del informe del Mecanismo Nacional contra la Tortura donde se menciona que para rescatar a los fugados, los familiares deben pagar 500.000 gs.

De acuerdo a los datos recolectados, el joven se retiró de la institución, hecho que es calificado como una fuga, por lo que fue capturado por policías y llevado esposado, sin que hubiera un proceso en su contra.

Al llegar al centro de rehabilitación ni siquiera fue asistido por personal de blanco para determinar su estado de salud, horas después ya fue encontrado muerto. Intervino el fiscal Blas Imas, informó Última Hora.

Documento en el que se oficializa la clausura provisoria del centro en cuestión.

Antecedentes

Un informe realizado entre junio y octubre del 2016 del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) puso al descubierto las serias violaciones a los derechos humanos y a las leyes por parte del citado centro, administrado por una organización sin fines de lucro, encabezado en aquel entonces por una estudiante de psicología, Natalia Barrios.

“Es un servicio de condiciones precarias de habitación y alimentación. Quedan enjaulados como en un establecimiento penitenciario, no se le permite la lectura. También existen condiciones de maltrato, ya que los familiares deben firmar el acuerdo de que puedan usar la fuerza en ciertos casos. Hay esposamiento incluso con apoyo de la policía”, dijo a ABC Color Diana Vargas, comisionada que encabezó el equipo técnico que verificó las condiciones del Centro.

Comentarios

comentarios