Hartos de vivir asediados por motochorros y adictos al crack que entran a robar en las casas o lo hacen en la vía pública, vecinos del Asentamiento Tierra Prometida de Capiatá, hicieron justicia por manos propias, logrando detener a dos motochorros.

Según el relato que hizo a Capiatá Noticias uno de los vecinos, el 25 de setiembre, detectaron un aguantadero de criminales en medio de los matorrales, cerca del asentamiento situado en el kilómetro 21 de la ruta 2, compañía 9na.

Lo que quedó de una de las motos desarmadas por los malvivientes. Gentileza.

Tras ubicar el sitio, un grupo de pobladores se organizó para ingresar al yuyal, cerca del mediodía.

Encontraron infraganti a los dos jóvenes, cuyos datos no fueron dados a conocer, quienes estaban trabajando en el desarme de varias motocicletas, presumiblemente robadas.

Ni la chapa sacaron a la moto que quedó reducida a chatarra, tras ser desarmada. Gentileza.

Los redujeron a golpes y entregaron a la Policía

Una patrullera de la Subcomisaría 1 Toledo Cañada, acudió al llamado de los vecinos para trasladar a los sospechosos y a las evidencias halladas en el lugar donde estaban ambos.

En total, encontraron restos de 16 chasis de motos que estaban siendo desarmadas por los dos sujetos. Se presume que había un tercero, pero logró escapar.

 

https://youtu.be/Sb4_i5jAk6Q

 

La reacción de la “comisión garrote” tuvo amplia repercusión en la prensa nacional, porque no es la primera vez que logran detener a delincuentes. Una semana antes, de este caso, lograron detener a otro, y luego, a estos dos motochorros.

Los pobladores comentaron que antes de proceder, llamaron a la Policía Nacional en horas de la mañana, pero los uniformados no acudieron al llamado lo que motivó que hicieran justicia por manos propias.

“Ni una escoba no podemos dejar afuera”, relató un poblador al canal Noticias Paraguay, dando a entender el grado de inseguridad que viven en la zona.

Comentarios

comentarios