El sábado de madrugada en el Instituto Nacional de Cardiología–Hospital San Jorge se realizó un trasplante de corazón al comisario retirado Milciades Salinas Benítez de 58 años oriundo de Capiatá.

El mismo recibió el corazón que perteneció a la joven estudiante de Derecho Leyla Ayala quien sufrió un accidente de tránsito en el Barrio Trinidad que la dejó con muerte cerebral, hasta que finalmente falleció.

El ex uniformado estuvo conectado durante diez días a un corazón artificial y su situación era complicada entonces.

“El gesto más importante fue el de esta señorita y de su familia por decir sí a la vida en medio de tanto dolor”, expresó el doctor Marcos Melgarejo, director del Instituto Nacional de Cardiología, y quien participó en la cirugía de trasplante.

Leyla permitió que más personas tuvieran una segunda oportunidad. “A un señor de 49 años le trasplantamos un riñón de Leyla, otro lo está recibiendo ahora en el Hospital de Itauguá un paciente que viene de Encarnación, las córneas serán donadas a una persona joven y los huesos y tendones fueron al Banco de huesos y tejidos”, explicó Melgarejo al diario Extra.

Problemas cardiovasculares matan más

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte a nivel mundial y en Paraguay 7.000 personas pierden la vida anualmente a raíz de dichas patologías, comentó el doctor Melgarejo.

Señaló que supera a las muertes por accidentes de tránsito o el cáncer, y que la tendencia es de una mujer por cada cuatro pacientes cardiovasculares, siendo los más afectados los hombres, aunque hay un aumento de mujeres con ese problema.

La tendencia va en aumento y se ha lanzado a nivel mundial una alerta al respecto. “A medida que pasa el tiempo, va aumentando la incidencia de las mujeres en las enfermedades cardiovasculares”, agregó.

Irónicamente, una mujer de 61 años falleció por un infarto fulminante este jueves en el Aeropuerto Silvio Pettirossi, poco después de retornar de España al Paraguay.

En espera

Actualmente, hay tres niños en lista de espera por un nuevo corazón. Uno de ellos es Esteban Delvalle, de 9 años quien quedó huérfano porque su madre murió en el parto.

Por otra parte, la jefa de Cardiología del Hospital General Pediátrico Niños de Acosta Ñu, Dra. Nancy Garay, comentó que, además de Esteban hay dos niñas: una de 2 años y otra de 8 a la espera de un corazón.

Fuente: Diario Extra, ABC Digital.

 

Comentarios

comentarios