Un grupo de jóvenes brillantes se unió para habilitar un cursillo extensivo de ingreso en Capiatá para las carreras de Kinesiología y Fisioterapia, Medicina, Cirugía e Ingeniería, pensando en todo lo que los jóvenes aspirantes deben sufrir para ingresar a estas carreras. Te contamos sobre esta iniciativa particular.

Ingresar a la Universidad Nacional de Asunción se convierte en un desafío doble para muchos jóvenes capiateños, itagüeños, iteños, ypacaraienses, entre otros, no solo por el hecho de pasar los exámenes, sino por todo lo que deben atravesar para lograr este objetivo: las largas horas de viaje, el gasto del día a día, el horario, etc.

El cursillo para Ingeniería inicia este 25 de marzo y, el que es para Medicina, Cirugía y Kinesiología, arranca el 1° de abril. Las clases se desarrollarán de lunes a viernes de 14:00 a 19:00 horas, con clases de refuerzo gratuitas los sábados en horario a convenir.

Pensando en ellos, y tomando la experiencia propia de cada uno, un grupo de jóvenes brillantes, varios de ellos estudiantes y egresados de la Universidad Nacional de Asunción, abrieron un cursillo extensivo en la ciudad de Capiatá, cuyo local está ubicado específicamente en ruta 2 kilómetro 23, a unos 200 metros del Colegio de Policías “José Saravia Merlo” y frente a una estación de servicio.

El cursillo para Ingeniería inicia este 25 de marzo y, el que es para Medicina, Cirugía y Kinesiología, arranca el 1° de abril. Las clases se desarrollarán de lunes a viernes de 14:00 a 19:00 horas, con clases de refuerzo gratuitas los sábados en horario a convenir.

Identificado con un pasacalles, dicho espacio de estudio se abrió con el objetivo de que jóvenes oriundos de Capiatá, de Itauguá, de Ypacarai, y por qué no, de Caacupé, no tengan que perder varias horas viajando a Asunción, a San Lorenzo, a Fernando de la Mora, para tener un cursillo que sea de calidad, que no sea costoso y que les asegure un ingreso a la carrera elegida.

Son en total ocho profesores quienes se encargan de enseñar a los estudiantes, utilizando términos accesibles, en especial en el área de Matemática, materia considerada como un “colador” en los cursillos. Enseñan las materias para ingresar a Medicina, a Ingeniería, también a Politécnica, e incluso para los aspirantes a Suboficial y Oficial de Policía, en el Colegio de Policías, ubicado cerca.

Enseñan las materias para ingresar a Medicina, a Ingeniería, también a Politécnica, e incluso para los aspirantes a Suboficial y Oficial de Policía, en el Colegio de Policías, ubicado cerca.

También dan clases particulares en materias como matemática, física y química, para los estudiantes secundarios que lo necesiten.

Para conocerlos

Uno de los docentes es Arnaldo David Benítez Gimenez tiene 24 años, está en el último año de la carrera de Ingeniería Electromecánica en la UNA, puso a disposición su casa y es donde armaron los salones bien equipados para los estudiantes, que incluyen materiales, climatización e incluso una pequeña cantina a disposición.

Arnaldo comentó a Capiatá Noticias que empezó a notar que tenía afinidad para enseñar, cuando en la escuela le pedían ayuda sus compañeros para la materia de matemática. A partir de allí comenzó con la capacitación, al par que él seguía sus estudios en la carrera que eligió.

Su éxito fue tal que un grupo de aspirantes a policías le pidió que les enseñara la materia de matemáticas y así asegurar el ingreso al Colegio de Policías. Grande fue su sorpresa cuando de 20, ingresaron 17.

Arnaldo hizo sus estudios en la escuela Campo Verde, luego tuvo que ir hasta Asunción al Colegio Técnico Nacional buscan ya una especialización. En carne propia vivió lo que un capiateño y de otras ciudades más alejadas de la Capital vive, de perder tiempo en largos viajes y dinero al estudiar muy lejos de casa.

“No se necesita inteligencia, si no disciplina para el ingreso. Por que la disciplina vence a la inteligencia”, recalcó.

El profe Derlis Gabriel Riveros Meza tiene 24 años y ya es licenciado en Kinesiología y Fisioterapia de la UNA. Se recibió en febrero del 2019. Oriundo de J. A. Saldivar, cuenta que su especialidad son las matemáticas la cuales lleva enseñando ya tres años en cursillos de ingreso para la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA

También descubrió su habilidad para enseñar, pero estando en la secundaria, notando que su fuerte eran los números. Confesó que no ingresó al primer intento en la facultad, pero no por desconocimiento sino por una especie de exceso de confianza. En el segundo intento aprendió de sus errores y se ubicó entre los 8 primeros lugares.

“En las ciencias exactas uno se confían por entender matemática y fisica y cree que con eso es suficiente, y siempre les digo a mis alumnos es que acá la cuestión no es que entiendan solamente sino que sean hábiles y veloces”, comentó.

Derlis se formó en la escuela Coronel Felipe Toledo hasta el tercer grado, luego continúo en la escuela San Antonio y la educación media la siguió en el colegio Carlos Pastore donde optó por el bachillerato técnico en salud.

Tomás Luciano Gavilán Cabrera es otro de los profesores con solo 25 años ya es licenciado de Kinesiología y Fisioterapia por la UNA, egresado de la promo 2018, y está a cargo de enseñar la asignatura de Biología Celular y Molecular a los aspirantes a Kinesiología. Ingresó en el primer intento y fue el primero en la lista.

Al igual que Arnaldo, desde la escuela descubrió que tenía la habilidad necesaria con las matemáticas y para enseñar a sus compañeros. Oriundo de la ciudad de Luque, fue así que ayudó a sus compañeros de la escuela Adrian Jara y a los del Centro de Capacitación Técnica donde siguió el bachiller de técnico en electrónica.

Comentó que desde el 2013, enseña como profesor auxiliar en el Colegio María Auxiliadora la asignatura de Ciencias Naturales y Salud, y fue instructor de anatomía y semiología kinésica médica en la Facultad de Ciencias Médicas UNA.

Tomás explica que antes de sumarse al equipo Atenógenes, ya enseñaba de manera privada a ingresantes, destacando buenos resultados. Adjudicó su éxito en el uso de un lenguaje más simple a la hora de explicar a los estudiantes.

Catalino Ramón Areco Zarza oriundo de Capiatá y vecino de Arnaldo, es también estudiante de último año de Kinesiología y Fisioterapia. Con sus 26 años es el mayor del grupo, pero con el mismo entusiasmo que sus compañeros a la hora de enseñar.

Exalumno del Colegio Blas Garay, tomó como un desafío la propuesta sus compañeros de formar un equipo y abrir un cursillo extensivo.

“Yo siempre quise, desde que ingresé, un cursillo exclusivo para Kinesiología y Fisioterapia, siempre tuve eso en la mente, y luego los compañeros se acercaron a mi y me comentaron el proyecto, y me dijeron te vamos a dar un día para que pienses porque ellos querían que yo sea la cabeza del cursillo y después vine y les dije, empezamos”, relató.

Catalino comentó que uno de los motivos que le impulsó a este desafío fue que como capiateño, tenía que ir hasta Sajonia para seguir el cursillo, lo que le obligaba a salir tres horas antes de su casa y luego, el retorno.

El objetivo es justamente evitar que otros jóvenes de la ciudad y los alrededores pasen por una situación similar, poniendo a disposición este espacio de estudio, el cual tiene éxito cuando el alumno pone el 50% que es la voluntad y disciplina, y el resto, el 50% corresponde a los profesores.

¿Por qué Atenógenes?

Consultamos el motivo por el cual eligieron el nombre de “El Atenógenes” y el responsable de esa decisión fue Arnaldo, quien se declaró así mismo como “un enfermo de la mitología griega”.

Sondearon varios nombres, el primero era de Alexander Fleming quien descubrió los usos de la penicilina, y luego Niels Bohr quien fabricó el primer modelo atómico que luego fue utilizado en medicina. Pero no cerraban los nombres, porque ambos estaban vinculados a la Medicina nada más, y el cursillo abarcaba Ingeniería y otras materias.

Tras indagar más en los libros de la mitología griega decidieron el nombre de El Atenógenes porque “los griegos tenían como símbolo de sabiduría a Atenas”, y el término significa “nacidos en Atenas, hijos de la sabiduría”. Con eso lograron englobar el conocimiento que tienen a disposición en el cursillo.

Contacto: 0985 240736

Comentarios

comentarios