La breve pero copiosa lluvia que se registró en la tarde este martes fue suficiente para que la escuela pública Virgen de la Candelaria, ubicada en el kilómetro 19,5 de la ruta 1, quedara inundada, en una gran parte.

Su directora Amanda Santacruz de Bordón se comunicó con Capiatá Noticias para relatar la situación y, con cierto desespero, reclamar al Intendente Luis Fernando Ocampos por ignorar su reclamo, el cual viene realizándolo desde el 2015, según consta en las notas que remitió como evidencia.

Capiatá se ganó cierta popularidad por la cantidad de calles asfaltadas de un tiempo a esta parte, y a menudo vemos en las redes sociales inauguraciones de obras en varias instituciones públicas con recursos de Fonacide.

Sin embargo, la escuela Virgen de la Candelaria sigue siendo ignorada por las autoridades y los niños, obligados a chapotear en charcos de agua fría, después de cada lluvia, a falta de un desagüe pluvial adecuado.

Comentarios

comentarios