El homicidio de Mirian Soto Sánchez (37) por parte de Alcides Alvarenga (67), quienes trabajaban en la Junta de Saneamiento de la Compañía de Pindolo, en Areguá, departamento Central, va tomando otro rumbo, dejándose a un lado el supuesto feminicidio que se manifestó en un principio.

Lea también: Un sujeto discutió con ella y luego la mató

Según el fiscal Miguel Vera, tras dialogar con varios testigos, entre ellos, funcionarios de la Junta, descartaron que haya un vínculo sentimental entre ambos, y que solo tenían una relación laboral.

Incluso, la hermana Margarita Soto, desmintió dicho vínculo: “Mi hermana trabaja con este señor hace cinco años. Primero él estaba de director y ella de secretaria, ahora él es tesorero y ella trabajaba con él. Es inexplicable lo que él hizo, porque le quitó la vida a mi hermana. Yo lo único que pido es justicia para mi hermana”, subrayó a ABC Color. 

A esto hay que sumar, que gracias a la indagatoria, el fiscal Vera señaló que al parecer, la mujer fue asesinada por Alvarenga, luego de descubrir que existía un faltante de dinero en la Junta de Saneamiento, razón por la cual, todo apunta a mencionar que la asesinó para acallarla, según dijo a ABC Cardinal.

Agregó que tras observar el video del circuito de seguridad interno, constató que Alcides Alvarenga demostró ensañamiento contra Mirian Soto, porque se observa que dispara dos veces a quemarropa y el tercer tiro, lo realiza a la cabeza.

El investigador señaló que Alvarenga será imputado por “homicidio doloso agravado”, exponiéndose de 5 a 15 años de prisión, con posibilidad de que sea aumentado a 25 años.

Comentarios

comentarios