El conductor del Subaru que arrolló a padre e hijo en junio de este año, fue puesto en libertad y la familia pide justicia.

A cinco meses del luctuoso suceso, la esposa de don Neri Grance y madre de Felix de tan solo 10 años, pidió que Diego Francisco Núñez Ayala (23), sea castigado.

Núñez conducía a alta velocidad y tras adelantarse de forma imprudente sobre la banquina, en el kilómetro 19,800 de la ruta 1, se llevó por delante a padre e hijo, causando la muerte inmediata de don Neri y minutos después la muerte de Félix.

Comentarios

comentarios