Hoy, mañana y el jueves se hará el workshop “Más que una boda”, a cargo de los fotógrafos Gui Dalzoto (Brasil) y Santi Veiga (España). Será en un local ubicado en Manuel Ortiz Guerrero e/ Sargento Silva y Gral. Caballero (San Lorenzo), de 9:00 a 19:00.

Los fotógrafos explicaron que el taller se trata de “todo lo que sucede antes y después de una boda y que necesita ser registrado”. Contaron que las parejas son sus “guionistas”. “Ellos nos cuentan cómo fue la lucha que emprendieron desde el mismo momento que deciden dar el paso de casarse. Este es un acto religioso o civil que implica a dos familias, ellos, preparan minuciosamente su día, pero nosotros no hacemos solo el registro del día, ya que eso al final se queda en una fiesta para familia y amigos y fotos lindas”.

Ambos indicaron que ellos van “más allá” y entran “de lleno en sus vidas, registrando y documentando cada paso que dan antes del día, filmando su día a día y momentos únicos que no vuelven jamás, y que nosotros estamos obligados a registrar para dejar un lindo legado para el futuro. El registro no es para hoy, es para un mañana, recordar a sus hijos como eran sus papás, cómo se amaban, cómo se unieron en familia, cómo era su modo de vida, e intentamos entregar un producto altamente cinematográfico”. En dicho sentido indicaron que el género “docuficción y documental”.

Dalzoto y Veiga indicaron que el momento en que se dieron cuenta que una cobertura de bodas podía ir más allá que un simple video o un simple registro de fotos, que cuando cayeron “en la monotonía de hacer simples filmaciones del día de la boda”. Ahí vieron “que gran parte de ese día es “cliché” y ves que todos los colegas del sector hacen un producto similar. Ahí es cuando te tienes que mirar a ti mismo y salir de la zona de confort para ponerte nuevas metas y contar verdaderas historias que podrían ser vistas por cualquier persona ajena a ellos y poder sentir y emocionarse igual que si fuese de la propia familia o amigo, entonces es cuando te sientes realizado con tu trabajo”.

Los fotógrafos comentaron que “la profesión de videógrafo es difícil, cualquiera puede agarrar una cámara y ponerse a filmar, y hoy en día existen muchos tutoriales en internet que te ayudan a iniciarte en el sector, pero contar historias con una dirección y un sentido común donde el espectador comprende la semiótica y siente lo que el director “videógrafo” quiere transmitir, es lo que te hace amar esta profesión tan difícil y tan sacrificada”.

En dicho sentido subrayaron que “comprender el ABC del cine y estudiar e informarte sobre ello es vital, sobre todo si quieres apostar por este producto tan estético, profundo y emocional”.

Como factores que hacen la diferencia a la hora de realizar un trabajo, ellos indicaron que el mensaje más importante de su trabajo como “Storytellers” es demostrar a sus alumnos y seguidores que “si eres bueno en técnicas como estética, composición, luz, sonido, movimientos de cámara y tienes las mejores herramientas, esto no te sirve de nada ni no sabes contar una autentica historia y, además, no conectas con el espectador, ya que tus productos quedan online para que cualquier persona que no estuvo en su boda entienda también su historia”. Por esa razón para ellos “no hay buen trabajo sin una gran historia”.

A la hora de empezar a trabajar en una historia, dijeron que “lo más importante es escuchar a la pareja en el primer contacto con ellos, tomar nota detalladamente de todo su entorno, que nos hablen de sus vidas, cómo se conocieron, dónde, temas relacionados con su familia, anécdotas variadas importantes, mejores amigos, momentos de sus vidas íntimos, sus gustos, aficiones, el nombre de su perro o gato, tenemos que meternos de lleno en su vida”, aconsejaron.

Además, dijeron que hay que conocer de “dónde contratan todos los elementos de la boda, trajes, regalos, zapatos, vestido, etc. Hacer un seguimiento completo, recrear parte de su historia. Aquí entra el género “docuficción”. En definitiva, que ellos nos faciliten el “guion de sus vidas” y nosotros haremos de directores de la misma filmando cada detalle relevante que haga parte de su bonita historia, ¡esto es maravilloso!”, exclamaron.

Uno de los elementos fundamentales de este género, subrayaron, “es intuir, sentir y saber observar cada detalle verdadero de momentos que van a suceder y que no regresan más y, además, no se pueden recrear. Son esos momentos que generan un gran impacto en el espectador, que hace temblar su corazón, que le hace sentir, emocionarlo o simplemente, arranca una buena sonrisa, y para que esto se haga de manera correcta, tenemos que convertirnos en auténticos cazadores de momentos, esto es un verdadero “storyteller”.

A quienes buscan iniciarse en esta clase de trabajo dijeron, antes que nada, que “todos los inicios en algo nuevo son una aventura, una necesidad o un reto”. Su mayor consejo, manifestaron, es “que recreen la esencia y la verdad de cada pareja, que dejen un gran legado histórico para el día de mañana”.

También destacaron que “no es tan importante el equipo, es solo una herramienta que nos va a ayudar a documentar de manera personal cada pareja, que no se preocupen de lo que hacen los demás y que inviertan más en formación y no tanto en equipo. Está claro que a nadie le importa cómo fue filmado “Gran Torino” o “La vida es bella” solo que las dos te dan una patada en el corazón, que te dejan temblando por todas las veces que asistas el film. Busquen su mejor luz para que ilumine su camino”, concluyeron.

Para más información sobre el taller llamar al (0984)191-137.

Fuente: ABC Color.

Comentarios

comentarios