Estela se mudó de una pieza que alquilaba en Asunción y ya no sabe de qué manera requerirle a la dueña la garantía que pagó al firmar el contrato. La doña le tenía que devolver 800.000 guaraníes hace tres meses.

Pero ahora su preocupación principal es buscar otra casa donde la acepten con sus dos hijos, porque dos veces le cerraron las puertas por eso.

Estos son algunos de los tantos problemas que tiene la gente que alquila para vivir.

Tratando de encontrar una solución, un grupo de jóvenes impulsa la campaña “Por una Ley de Alquileres”, con el respaldo de los senadores del Frente Guasu.

El proyecto será presentado el próximo 27 de julio.

“Básicamente tiene que ver con que los precios son muy altos por viviendas que no están en condiciones”, señala Natalia Ferreira, vocera de la campaña.

“Después hay otro paquete: discriminación por la pinta, por parecer hippies, por ser gays, por tener hijos, mascotas, etc.”, agrega.

Qué regulará

Solo viviendas: No entrarán los salones destinados a locales comerciales, aunque puede ser que más adelante se cree una reglamentación.

Precios: Esta ley no busca imponer a los dueños cuánto tienen que cobrar, sino dar referencias de lo que se puede considerar justo o excesivo, aseguró Ferreira.

Por el momento no hablan de montos exactos, porque el borrador sigue teniendo ajustes. Pero se tendrá en cuenta las dimensiones y la cantidad de ambientes que tiene la vivienda; y se usará como referencia el salario mínimo para determinar el mínimo y máximo a cobrar.

Discriminación: Los dueños no podrán exigirles a sus inquilinos que no tengan pareja, hijos o mascotas (si hay lugar), ni prohibir que hagan fiestas o traigan invitados, entre otras cosas.

Alquileres sociales: El proyecto prevé la creación de alquileres económicos administrados por el Estado, para la gente que gane menos del sueldo mínimo, las personas con discapacidad, los adultos mayores, los migrantes del campo, las personas trans y otros sectores vulnerables.

Casas abandonadas: La idea es que no haya espacios sin ocupar. Proponen crear un Impuesto al Inmueble Urbano Ocioso. En casos extremos se puede expropiar la vivienda si el dueño adeuda muchos años de impuestos, no habita ni alquila.

Según estudios, en Paraguay hay un déficit habitacional, es decir, faltan cerca de 1.100.000 casas para cubrir las necesidades de la población. Pero tan solo en Asunción hay unos 220.000 metros cuadrados de inmuebles sin ocupar.

Anunciantes en contra

El asesor jurídico de la CAP, Miguel Aranda, dijo que los asociados no están de acuerdo con el proyecto porque “se está entrando a regular una actividad privada”.

En contacto con la 800 AM, dijo que el Estado ya tiene una política de financiamiento para construir y comprar casas para gente humilde y que no hace falta una regulación de alquileres. “Este borrador, así como está redactado, es inconstitucional”, aseveró.

Natalia Ferreira mencionó que hay gente que alega que los dueños pueden poner condiciones a su antojo para dar en alquiler. “No podés hacer ‘lo que quieras’ con tu casa, si es que vas a comercializar con terceros”, recalcó.

Fuente: Diario Extra.

Foto: Europa Press. 

Comentarios

comentarios